Guía completa de Berlin

La capital alemana se ha convertido en una de las ciudades europeas más turísticas durante los últimos años. Sobretodo por parte de la población española, que supongo se debe a los ridículos precios de los billetes de avión.

Con mi pareja, decidimos pasar una Nochevieja diferente en alguna ciudad europea pero sin tener que vender un riñón y, sin duda, la opción más barata que encontramos fue Berlín. Tanto por los billetes como por el alojamiento.

Bien, pues aquí os traigo una guía de 3 días donde podréis encontrar la información básica para recorrer la ciudad, cómo moverse, dónde comer…etc


¿Cómo llegar desde el aeropuerto de Berlín al centro de la ciudad?

En Berlín hay dos aeropuertos principales y estas son las mejores maneras para llegar al centro de la ciudad sin gastar mucho dinero. Aunque si se quiere, se puede coger un taxi.

Desde el aeropuerto de Schönefeld (SXF), que está situado a unos 24km al sur de la ciudad, lo mejor es coger los trenes regionales RE7 y RB14, también llamados Airport Express. Estos pasan cada 30 minutos y en media hora te deja a la Hauptbanhof, o estación central. Aunque si necesitas ir a otras estaciones como Karlshorst, Ostbahnhof, Alexanderplatz o Friedrichstrasse, también lo puedes coger.

También tienes la opción de ir en tren S-Bahn, el S9 y el S45, que pasan con más frecuencia pero tardan un poco más en llegar al destino.

El precio de los tickets ronda los 3,60€ por adulto y 2,50€ por niño entre 6 y 14 años. Los menores de 6 años no pagan.

Desde el aeropuerto de Tegel (TXL), a 8km de la ciudad, es el aeropuerto principal y la mejor manera de llegar al centro es en autobús JetExpressBus, que sale a diario cada 10 minutos aproximadamente. Se tardan unos 40 minutos a llegar a Alexanderplatz, ubicada en el centro de la ciudad.

El coste del billete son 2,80€ adultos y 1,70€ los niños hasta los 14 años. Los menores de 6 años no pagan.


¿Qué ver en 3 días?

Berlín es una ciudad con muchísima historia, mucho arte, comida barata y mucha cerveza.

Nosotros fuimos en época de Navidad y Nochevieja, por lo que todas las plazas importantes de la ciudad estaban ocupadas por mercadillos navideños muy bonitos, pero que te impedían ver bien los monumentos y edificios que había.

Los mercadillos están llenos sobretodo de puestos de comida como el Currywurst o los típicos Bretzels y bebidas típicas de invierno como el Glüwein, que básicamente es vino caliente. No está malo, pero personalmente lo prefiero más fresquito, aunque entra bastante bien con el frío que puede llegar a hacer.

Yo os propongo una ruta de tres días con diferentes lugares que visitar según su temática y ubicación.


Primer día: Un paseo por la historia de Berlín 

El primer día será el que más cosas veamos y en el que más caminaremos, aunque Berlín está perfectamente conectada y podemos usar sus buses, metros y taxis sin problema. Yo os recomiendo usar el Google Maps, pues es una herramienta MUY útil y te indica todas las opciones que tienes, y a tiempo real, para llegar a tu destino.

*El orden está hecho en base a nuestra ruta, teniendo en cuenta la ubicación de nuestro alojamiento. Vosotros podéis modificarla cuanto queráis, aunque los bloques están pensados para hacerse juntos, dado a la proximidad de las atracciones.*

Listado de sitios a visitar el primer día:


Memorial y centro de documentación del Muro de Berlín

Este centro conmemora la división del Muro de Berlín y todas las muertes que se dieron en el lugar.

La entrada al centro de documentación es gratuita y se trata de un edificio con diferentes salas y pisos, donde se pueden encontrar fotografías de la historia del muro y relatos de aquellos que la vivieron. A parte, se puede subir a la torre, y allí hay un mirador desde donde se pueden ver los restos del muro y el cementerio de Sofía II, el cual se encuentra justo delante.

Iglesia memorial Kaiser Wilhelm

antes y despues kaiser

Reconstrucción Kaiser Wilhem

Esta iglesia evangélica luterana, localizada en Breitscheidplatz, fue bombardeada y sobrevivió a los ataques de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

En su interior hay una sala con una exposición de fotografías antiguas de la iglesia.

Nosotros, por ir en Navidad, nos encontramos con uno de los mercadillos navideños justo en la plaza de la iglesia. Allí comimos una salchicha con salsa de curry y ketchup. Aunque no era una currywurst corriente porque la salchicha que elegimos era diferente a la que usan para eso, pero estaba muchísimo más buena.

Parque Tiergarten

Paseamos por este parque para ir desde la iglesia hasta la Puerta de Brandemburgo, pasando por la Columna de la Victoria.

Los colores y la grandeza de este parque son simplemente impresionantes. Me enamoró en cuanto lo pisé y me desenamoré en cuanto vi que estaba pegado al zoo y vi todos los animales salvajes encerrados ahí dentro. Pudimos ver todo tipo de animales desde fuera. Hienas, águilas reales, rinocerontes, !y hasta llamas! Una lástima y una vergüenza, pero vaya… La gente no deja de ir.

Columna de la Victoria

Se encuentra en la plaza de la república, en el corazón del Parque Tiergarten, y es uno de los monumentos más distintivos de la ciudad, protegida como monumento nacional.

dia 1-2

En monumento conmemora la victoria de Prusia en la Guerra de los Ducados del año 1864. Mide unos 69 metros y se puede subir al mirador que hay en lo alto de su torre y observar la ciudad.

Su horario es de Lunes a Domingo de 9:30 a 17:30 y tiene un coste de 3€ adulto y 2,5€ estudiantes y niños mayores de 5 años. Los menores de 5 años no pagan.

Puerta de Brandemburgo

5324822837_73a9733c82_o

Puerta de Brandemburgo

Hoy en día es considerada un símbolo de la unificación de Alemania, aunque es una de las entradas más antiguas a la ciudad inaugurada en el año 1791. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue bombardeada y su cuadriga quedó destrozada.  Más tarde, en el 1961, tras la construcción del Muro de Berlín, se quedó en tierra de nadie, sin que se pudiera acceder a ella.

No pude hacerle ninguna foto porque justamente estaban montando el recinto para el día de Nochevieja. Pero os dejo una foto de stock para que la visualicéis.

Edificio Reichstag

reichtag

Se trata de la sede del Parlamento Alemán, un edificio remodelado en el cual, durante las reformas de los años 90, reconstruyeron la cúpula, convirtiéndola en un mirador de vidrio de 40 metros de diámetro y con una vista de 360º a la ciudad.

Dicen que vale mucho la pena entrar y verla por dentro. Yo me quedé sin visita, ya que no sabía que se tenía que pedir hora. Eso lo podéis hacer a través de la Página Web del Bundestag.

 La entrada es gratuita y el horario de admisión es de 8 a 24 y se entra en grupos, cada hora a y 45 min. La última entrada es a las 21:45. En la web podréis consultar los cambios y días en los que estará cerrado.

Por lo que tengo entendido, también hay una caseta fuera donde puedes pedir cita para la visita, aunque os recomiendo que lo hagáis online, para que no os pase lo mismo que a mí.

Monumento del Holocausto

El monumento en memoria de los judíos asesinados en Europa recuerda a las víctimas del holocausto durante la Alemania Nazi.

El monumento, inaugurado en 2005, está formado por 2770 losas de hormigón de diferentes alturas representando un sistema supuestamente ordenado que ha perdido contacto con la razón humana, diseñadas para producir una atmósfera incómoda y confusa, según palabras del arquitecto Peter Eisenman.

Postdamer Platz

A día de hoy es la zona más moderna de la ciudad, dónde encontraréis los edificios más altos y donde anualmente se celebra el Festival de Cine de Berlín, más conocido como Berlinale. Este 2019 se celebra en Febrero.

El Muro de Berlín dividió la plaza en dos y ésta quedó totalmente destruida, como toda la ciudad en general. Y aún se conservan algunos restos de siglo XIX, como el que dicen ser el primer semáforo que se implantó en Europa.

La plaza está muy cerca de la Plaza de Brandemburgo, pasado el Monumento del Holocausto y de camino a la Topografía del Terror. Allí se puede subir a un edificio llamado Panorama Punkt

cuesta unos 7€ la entrada y cuenta con 2 horarios. En de verano es de 10h a 20h y en invierno de 10h a 17h. Podéis comprar los tickets aquí y no os olvidéis de mirar lo que os entra con la Berlín Welcome Card, que comento más abajo, porque esta actividad está incluida en ella y te puedes ahorrar hasta un 50% de la entrada.

Topografía del Terror

Sin duda es una parada obligatoria si quieres empaparte de la historia de Alemania durante la época nazi.

Se puede visitar gratuitamente. ¡Hasta el audioguía es gratis! Y bien necesario si no dominas el inglés, pues se trata de una exposición de imágenes acompañadas de texto, todo en inglés. Necesitaréis alrededor de una hora y media para visitarlo entero y ver los restos del muro que se encuentran en el exterior.

Antiguamente, donde se encuentra la topografía del Terror, se hallaba el edificio que en el 1933 se convirtió en la Sede de la GESTAPO, la policía Secreta del Estado. Y en él, terminaban todos aquellos que se oponían al régimen de Hitler.

Checkpoint Charlie

Allí se encuentran los restos de uno de los pasos fronterizos más usados durante la guerra fría para pasar de un lado a otro del muro, que separaba el este del oeste de la ciudad.

Actualmente sólo hay una caseta con dos hombres disfrazados de soldado, recreando a los soldados americanos que había en aquel entonces, para que la gente se puede hacer fotos con ellos.

Justo al lado se encuentra el Museo del Checkpoint Charlie, dedicado al Muro de Berlín y a sus pasos fronterizos.

Museo Judío

Este museo pretende acercar la historia judeo-alemana a todo aquel que lo visite a través de un edificio de diseño conceptual.

Personalmente no creo que sea una visita obligatoria, puesto que, así como en la Topografía del Terror aprendí mucho, ésta me dejo bastante descontenta. A parte de tener que pagar 8€ por entrar más los 3€ de audioguía, imprescindible porque esta vez casi no hay carteles que te expliquen el significado del arte conceptual del diseñador, el cual quiso describir el holocausto jugando con las formas de las paredes y los monumentos del interior del edificio.


Segundo día: Un paseo por el arte urbano

El segundo día nos dedicamos a descubrir Kreuzberg, uno de los barrios más alternativos de Berlín, y las galerías de arte al rededor del East Side Gallery.

Listado de sitios a visitar el segundo día:


Barrio de Kreuzberg

Este barrio es conocido como el barrio turco, pues está lleno de tiendas y restaurantes turcos y la gran parte de sus habitantes proceden de Turquía. No lo pudimos explorar como me hubiera gustado tanto por falta de tiempo como por las condiciones climáticas que nos acompañaban.

Quien me conoce sabe que soy una enamorada de la cultura turca y de su país, y la verdad es que allí me sentí como si estuviera en Turquía.

Aunque lo que más nos llamó la atención fue una cola interminable de gente que, al principio no podíamos ver dónde terminaba y cuando hallamos el final nos quedamos anonadados. ¡Un puesto callejero de Kebap! Busqué el nombre del puesto en Internet y resultó ser el «mejor Kebap de Berlín». Aunque no lo probamos porque os juro que la cola que había no era ni medio normal.

El puesto se llama Mustafa’s Gemuese Kebab, y está en Friedrichshain-Kreuzberg. A 1,5km de Checkpoint Charlie.

Puente Oberbaum

puente oberbaum

Puente Oberbaum

Cruza el río Esprea y une el barrio de Kreuzberg con el de Friedrichshainque estuvieron separados por el Muro de Berlín y actualmente es un símbolo de la reunificación alemana.

 

East Side Gallery

east-side-gallery

fbt

Es el trozo del Muro de Berlín mejor conservado y la mayor galería de arte al aire libre de todo el mundo. ¡Casi un kilómetro y medio!

El muro cayó en el 89 y nada más caer, artistas de todo el mundo se desplazaron a la ciudad para compartir su arte y dejar su granito de arena.

¡Y aquí os dejo la típica foto que todo turista se hace! Es muy gracioso ver a todo el mundo besándose en frente de este mural. Muy bonito todo.

RAW, Urban Spree y YAAM

Urban Spree es una de las galerías de arte ubicadas en el barrio de Friedrichshain. Especializada en cultura urbana, graffiti, cómics, y todo tipo de arte de autor.

Por otro lado, el RAW es un espacio abierto que cuenta con todo tipo de actividades artísticas. Desde un skate park hasta talleres de pintura, teatro, baile y restaurantes. Además, allí se encuentra la casa okupa más antigua de la zona, y es que allí los okupas se encargan de remodelar y reconstruir las casas abandonadas para fines interesantes.

raw

Y el YAAM, Young and African Arts Market, es ni más ni menos que una especie de chiringuito de ciudad, con un «beach club» muy gracioso que se trata de unas hamacas puestas en la terraza con vistas al del rió Esprea.

Es un punto de encuentro donde te puedes encontrar con un partido de básquet, una cena africana, un concierto, cabaret, o lo que se les ocurra.

Éste último está un poco más apartado del resto, al otro extremo del muro.


Tercer día: Museos y plazas principales 

El último día lo dedicamos a los museos y a las plazas con más historia de la ciudad, aunque no os lo recomiendo hacer en Navidades, puesto que todo el mundo tiene la misma idea y se forman unas colas de muerte para comprar los tickets.

Teniendo en cuenta que las colas no nos gustan demasiado, que hacía mucho frío y que no queríamos perder tiempo esperando, ya visitaré los museos la próxima vez, en primavera y con todos los tickets comprados de antemano.

Que por cierto, podéis comprar la Berlin Welcome Card a través de esta web. Una tarjeta que te permite ahorrar hasta un 50% en las atracciones turísticas y te da acceso ilimitado al transporte público. Aunque si disponéis del carnet de estudiante, muchas veces su descuento es mayor y no vale la pena comprarla.

Es importante que sepáis dónde queréis ir para saber si os conviene o no esta tarjeta. Aquí podéis ver detalladamente lo que os incluye la tarjeta.

Listado de sitios a visitar el tercer día:

Isla de los Museos

Se trata de una isla situada sobre el Río Esprea, que recoge cinco de los museos más importantes a nivel Europeo. Eso hace que sea uno de los complejos museísticos más importantes del mundo.

Museo

Allí podemos encontrar el Museo Antiguo, El museo Nuevo, la Antigua Galería Nacional, el Museo del Pérgamo y el Museo Bode.

Por experiencia, si no os los queréis perder, comprad los tickets de antemano para evitaros las interminables colas que a veces se forman. Podéis comprarlos desde aquí, o desde cualquier web fiable que encontréis.

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

Se trata del edificio religioso más importante de la ciudad. Construida entre los años 1894 y 1905 sobre otra antigua catedral de estilo barroco y que se vio afectada por la guerra, como otros tantos edificios de la ciudad. Aunque actualmente siguen remodelandola, su reconstrucción comenzó en el 1975 y no finalizaron hasta el 2002.

Catedral de Berlín

Catedral de Berlín

La entrada tiene un precio de 7€ adultos y 5€ estudiantes y tienes la opción de subir por unas casi 300 escaleras, en bastante mal estado, hasta la cúpula y apreciar las bonitas vistas que te regala la ciudad.

El horario es de 9h a 19h de lunes a sábado y de 12h a 19h los domingos y festivos.


Bebelplatz

Esta plaza es conocida por la quema de libros que se llevó a cabo en el año 1933. Actualmente se encuentran la Universidad de Humboldt, la Ópera de Berlín y la Catedral de Santa Eduvigis, la más antigua de la ciudad.

Personalmente tenía las expectativas muy altas antes de visitar la plaza, ya que leí que se construyó una biblioteca enorme bajo el suelo de ésta, con millones de libros, la cual se dejaba ver a través de una gran losa de cristal situada en el centro de la plaza.

Pero nada de eso. Efectivamente hay una pequeña losa de cristal situada en el medio de la plaza, donde muchísima gente quiere ver lo que hay tras ella, aunque no sé si fue el frío que congeló el cristal o que no lo habían limpiado en años, pero yo solamente vi un cristal medio blanco y ahí a lo lejos podías interpretar algo, pero vaya, nada comparado con lo imaginado.

Gendarmenmarkt

Considerada una de las plazas más bonitas de la ciudad, la Gendarmenmarkt era la antigua plaza del mercado principal de Berlín.

Gendarmenmarkt.jpg

Actualmente es conocida por las dos iglesias idénticas que hay en ella. En un lado la catedral francesa construida en el siglo XVIII y en el otro la alemana, del 1785. Y en el centro de la plaza encontramos la sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín.

Nosotros no pudimos ver bien la plaza, ya que en Navidad se monta un mercado enorme con mil tiendas y una pista de hielo en el centro. La entrada al mercado es de 1€ por persona.

Alexanderplatz

alexanderplatz

Es considerada la plaza más concurrida y turística de Berlín, donde encontramos la Torre de Televisión, la fuente de Neptuno, el Ayuntamiento Rojo, el Museo del Cuerpo Humano y el famoso reloj mundial, entre otras atracciones turísticas. También está muy cerca de la Catedral de Berlín.


Torre de Televisión

antenna-architecture-berlin-1576002

Torre de televisión

Sus casi 400 metros de altura lo convierten en el edificio más alto de la ciudad, donde puedes entrar y subir hasta su mirador. Situada en el centro de Alexanderplatz y construida para mostrar la superioridad del comunismo frente al capitalismo.

Yo no pude subir porque, otra vez, me quedé sin entrada. Y no queríamos estar parados una o dos horas en plena calle con el frío polar del invierno Alemán azotando. Pero si vais en época de máximo turismo, como fue mi caso (y si no también), podéis comprar las entradas aquí. Como veréis hay diferentes horarios y tipos de entradas. A demás, te entra con la Berlin Welcome Card.

tuberias

Tuberías a la vista

Como dato curioso, me gustaría explicaros que la ciudad está construida sobre terreno pantanoso, y esa es la razón de porqué hay tantas tuberías de colores al rededor de la ciudad. Éstas lo que hacen es drenar el agua para que se pueda llevar a cabo la construcción de nuevas infraestructuras.

 


Otras cosas que hacer en Berlín

Excursión a Potsdam

Sin duda, esta excursión es de las más populares entre los turistas que visitan la ciudad. Potsdam es uno de los conjuntos arquitectónicos más espectaculares y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

potsdam

Para llegar, se debe tomar un S-Bahn hasta la estación Westkreuz y allí tomar otro tren de la linia lila S7, hasta Potsdam. Está a unos 40 minutos de la ciudad.

Tempelhof – El aereopuerto hecho parque

Leí que este parque era muy interesante por su historia, así que fuimos a investigar y resultó ser un aeropuerto que cerró en el 2008 y que actualmente, los berlineses lo usan para hacer deporte, picnics, barbacoas, para pasear, y muchas otras actividades que se puedan imaginar.

En el año 1945, el ejército norteamericano tomó el control de la base hasta el año 1993.

Ir a ver un partido de Hockey Hielo

Una de las cosas que no podíamos dejar de hacer era ir a ver un partido de Hockey Hielo en el Mercedes-Benz Arena.

Ice Hockey

Personalmente me pareció un show realmente impresionante. Fuegos artificiales (aunque los odie), música, mascotas del equipo rondando por ahí, dance y kiss cam, luces, un ambiente un poco tenso pero muy divertido y un partido muy igualado.

Me sentí como en las pelis americanas. Aunque seguramente en España también existen este tipo de espectáculos deportivos, no suelo ir a ninguno y todo fue nuevo para mí.

Aunque no estéis muy familiarizados con el hockey, os animo a no dejar de ir a ver un partido, pues fue una experiencia muy chula y hay tickets por unos 20€. Nosotros compramos los de 37€, justo detrás de las cámaras de televisión y se veía genial.


¿Dónde comer en Berlín?

Mercado Markthalle

Situado en la calle Eisenbahnstraße en el barrio de Kreuzberg, es un mercado histórico que reabrió sus puertas en el año 2011, después de 120 años de su inauguración inicial.

Se trata de un mercado de comida donde puedes encontrar todo tipo de manjares. Personalmente lo encontré un poco caro, pero vale la pena ir a verlo y comerse un sandwich o comer la deliciosa carne desmenuzada que nos comimos en uno de los puestos llamado Big Stuff Smoked BBQ.

Os dejo la web aquí: Markthalle Neun

Petrocceli – La mejor pizza

Esta pizzería situada en la calle Torstraße 171, Mitte, fue el primer restaurante al que fuimos. Nos llamó la atención lo fino y elegante que era y que tuvieran un cartel donde se leía: «Oferta especial, pizza y pasta a 5€».

Al final entramos y nos comentaron que esa oferta era solamente hasta las 17h, pero igualmente los precio no eran para nada desorbitados, al final cenamos por 15€ cada uno y nos comimos la mejor pizza margarita que he probado en mi vida. La pasta tampoco estaba mal, pero esa pizza la recordaré toda la vida. Mucha cerveza y nos invitaron al entrante.

Os dejo la web aquí: Restaurante Petrocelli

Brewdog – La cervecería con el mejor acompañamiento

Esta cervecería nos llamó la atención desde el momento en que la vimos. Y es que tiene todo tipo de cerveza y encima la puedes acompañar con unas pizzas súper originales y riquísimas. Eso sí, preparad la cartera.

La web aquí: Brewdog Mitte

Mivadu – Un restaurante vietnamita de verdad

mivaduEste restaurante me dejó alucinada por la calidad de su comida. Aquí en España probé un restaurante vietnamita al poco tiempo de volver de Vietnam y la verdad es que me decepcionó bastante. Pero eso es como comer en un restaurante chino de aquí y comer allí, que ya os digo que no tiene NADA que ver.

La cosa es que en este restaurante me sentí como si estuviera comiendo en el mismo Vietnam. Aunque en un restaurante y no en la calle, que es donde comía el 100% de las veces. ¡Riquísimo!

Aquí tenéis la web: Restaurante vietnamita Mivadú

Come Buy – Té de burbujas

bubble-teaEste tipo de té lo probé en Taiwan hace dos años y me dejó impresionada, se trata de un té con leche de toda la vida (frío), con perlas de tapioca en el fondo, que son unas bolitas negras que recuerdan al sabor y textura de la gelatina.

Mas que rico es muy curioso, y a mí que me encanta el té, ¡es la combinación perfecta!

Aquí la web: Tetería Come Buy


Tommi’s Burger Joint – Buenas hamburguesas

Aquí nos paramos a cenar un día de camino a casa y la verdad es que nos fliparon sus hamburguesas. No son las más baratas pero sí que son riquísimas. Creo recordar que nos costaron unos 10€ cada una, con cerveza. A parte, la decoración del local es muy chula.

La web aquí: Tommi’s Burger Joint

Mustafa’s Gemüse Kebap – El mejor Kebap de Berlin

Como he comentado mas arriba, este puesto de Kebap nos llamó tanto la atención por la cola interminable de gente que esperaba para probar el mejor kebap de Berlín

El puesto está en Friedrichshain-Kreuzberg. A 1,5 km de Checkpoint Charlie.

La web: Mejor Kebap de Berlín

Mustafa Demir’s Gemüse Kebap – Su merjor alternativa

No pudimos probar el Kebap de Mustafa’s pero no nos queríamos ir sin probar un auténtico Kepab turco, o al menos algo que se pareciera un poco a lo que te sirven en Turquía, y no a la basura que te sirven en España. Así que paseando por una plaza llamada Hackescher Markt, al ladito de Alexanderplatz, encontramos este restaurante que supusimos era una imitación.

Recomiendo que os cojáis uno grande entre dos, porque nosotros cometimos la locura de coger uno pequeño cada uno y ni cenamos de lo llenos que estábamos. Y eso que mi pareja come por cuatro.

Café Cinema – Una cafetería hecha galería

cage-gallery

Este es un espacio lleno de arte, una cafetería a la que, sin duda, no puedes dejar de ir aunque no te tomes nada, sólo visitar su exterior lleno de graffiti ya vale la pena. A parte, también hacen exposiciones de arte.


¿Qué hacer en Nochevieja?

La Nochevieja en Berlín es famosa por su fiesta callejera, los fuegos artificiales y la macro fiesta que se monta en la Puerta de Brandemburgo. Así que nuestro plan era ese, ir a la Puerta, disfrutar de los conciertos, beber mucho Glühwein y cerveza, hacer la cuenta atrás, y celebrar el año nuevo rodeada de alemanes felices y borrachos.

Pero nosotros, como buenos españoles, decidimos cenar (a hora española) en el apartamento de Airbnb donde nos alojábamos y salimos de ahí a las 22h. Así que para cuando llegamos, todos los accesos a la Puerta de Brandemburgo estaban cerrados y ahí no entraba ni la tía Rita.

a-las-puertas-de-la-puerta

Así de cerca nos quedamos de la puerta

Claro, nuestro plan era legar a las 23h, hacer la cuenta atrás y luego disfrutar del concierto, pero lo que no sabíamos era que los alemanes después de las 00h se iban a casa o se quedaban por las calles lanzando cohetes locos sin rumbo.

Así que decidimos entrar a cualquier bar, bar que nunca encontramos porque todo eran fiestas privadas y no nos dejaban entrar. Vamos, todo lo que habíamos planeado. Y si le sumamos el pánico que le tengo a los fuegos artificiales, petardos y a todo lo que haga mucho ruido, fue toda una experiencia.

Así que, si queréis pasar la Nochevieja en la Puerta de Brandemburgo, os recomiento ir a eso de las 19h, pues la fiesta empieza a las 14h y las entradas están abiertas hasta que se llena el aforo.

Krabi y su paraíso en Railay

Krabi es una de las dos provincias más famosas en cuando al turismo de playa del país. Situado al oeste de la península, en la costa de Anadaman. La época de lluvias en esta parte es de mayo a octubre, especialmente en agosto y setiembre. Así que si viajáis a Tailandia por estas fechas, os aconsejo tirar para el Golfo e ir a las islas Koh Tao, Koh Samui y Koh Phangan.

_MG_8892

Pero si hace bueno, os invito a quedaros unos días en Railay, un paraíso de fondo de pantalla de Windows.


Cómo llegar a Railay

Nosotras veníamos de Koh Tao, así que cogimos un ferry de cuatro horas hasta Suratthani y ahí nos subieron en un bus de la misma compañía, Lomprayah, y condujeron dos horas hasta Krabi, donde nos dejaron en un puerto y ahí tuvimos que regatear para comprar el ticket del longtail hasta Railay.

Si en cambio estáis en Bangkok, podéis llegar en bus, tren o avión y ya de ahí cogéis un barquito hasta Railay Beach.


Dónde dormir en Railay

Normalmente, la gente se queda a dormir en Ao Nang y hace excursiones de día a Krabi, suele ser bastante caro al sólo haber resorts. Pero yo, de verdad, recomiendo que os quedéis a dormir ahí al menos una noche.

Un amigo me recomendó un hostal que no lo conocía mucha gente, ya que no estaba anunciado en ninguna web, era pequeño y sólo había mochileros que conocían a alguien que había estado antes. El hostal se llama Rapala Rockwoods. Sale en el Google Maps y gracias a eso lo encontramos, porque no había ni rastro de un solo cartel. Aunque estaban construyendo otros hostales parecidos al lado, así que seguramente ahora ya está más habilitado para mochileros.


Qué hacer en Railay Beach

¡Disfrutar! Pasear por la playa, tumbaros en la arena, con mucho anti-mosquito, eso sí, jugar al jenga, el juego del amor mochilero por excelencia o bañaros en el mar bajo la luz de las estrellas, que suena tan romántico como es. ¡Y es que Railay es un sitio mágico, con un ambiente perfecto para relajarte y pasar unos días contemplando fuertes espaldas de mochileros escaladores!

railay

Railay Beach

Hablando de escaladores, podéis visitar Tonsai, la cuna del turismo de escalada en esa zona. Puedes acceder desde Railay Beach cuando la marea está baja

A parte, podéis ir hasta la Laguna Esmeralda, una preciosa laguna a la que se llega trepando y escalando un poquito por el interior de una montaña cubierta de barro. Así que si os decidís a hacer la excursión, os recomiendo que os pongáis la ropa más vieja que tengáis porque vais a terminar marrones.

También os encontraréis con la Princess Cave o Phra Nang Cave en la misma playa de Railay West. Cuenta la leyenda que una princesa hindú se refugió ahí durante un naufragio y su espíritu sigue en la cueva. Los thais asocian este hecho a la fertilidad y muchos van a pedirle al espíritu de la princesa, llevándole esculturas en forma de pene como ofrenda, que les ayude a concebir bebés.

La Cueva del Diamante o Phra Nang Nai Cave, es otro de los atractivos turísticos de Railay West. Una cueva llena de preciosas estalactitas y estalagmitas.

2016_1121_170532_002

kayak en Railay Beach

Y si queréis, podéis alquilar unos kayaks e ir hasta Poda Island, una de las islas que está justo delante, a 5km. Pero cuidado con las corrientes, que para ir no nos costó nada, pero al volver, la corriente se nos llevaba y fue un poco más cansado.

Koh Tao y sus islas vecinas

Koh Tao era nuestro primer destino del sur tailandés. Estábamos emocionadísimas por ver esas playas de arena blanca, esos colores turquesa en el mar, la fauna que tanto nos prometían y todo lo demás. Con lo que no contábamos era con el Monzón, y éste parecía que había llegado para quedarse una temporada, cosa que hizo que diéramos marcha atrás y no pudiéramos disfrutar de sus dos islas vecinas; Koh Samui y Kho Phagnan.

koh-tao-viewpoint

Koh Tao es el lugar para bucear o sacarte el PADI, si aun no lo tienes. Los precios son económicos y hay mucha fauna y flora que te hace explotar todos los sentidos. Sólo asegúrate de ir en una época donde no te pillen las lluvias tropicales cada 10 minutos. Es decir, en agosto, ya que según las estadísticas no llueve mucho. Los meses en los que llueve más son octubre, noviembre y diciembre.


Cómo llegar a Koh Tao desde el Norte del país

Para llegar a Koh Tao hay varias conpañías de ferry que salen de Chumphon, tardan unas 2h y cuesta unos 600 bahts.

Para eso nosotras, que veníamos del norte, tuvimos que coger un avión desde Chiang Mai a Bangkok y una avioneta hasta Chumphon, aunque también puedes ir en bus, opción bastante más barata pero con la que se tarda mucho más.

Tengo que destacar lo bien que volamos con Thai Smile, la compañía que nos llevó durante el primer vuelo, y el apuro que pasamos dentro de la avioneta, puesto que, por su apariencia, no entendíamos como eso iba a poder volar y dejarnos sanas y salvas en Chumphon.

Una vez aterrizadas en uno de los aeropuerto más pequeños que he pisado nunca, nos metimos en un bus local hasta el centro de la ciudad. Allí ya empezamos a notar el mal tiempo y, como llegamos de noche, nos fuimos directamente a la habitación que habíamos reservado por Booking. ¡La habitación más cutre y barata en la que dormimos durante todo el viaje! Aunque no sé qué esperábamos costando 3€ la noche. El lugar se llama Nora Guest House, por si os interesa. No dormimos mal, pero estaba todo muy sucio y la cama, que espero la hayan cambiado ya, era bastante paleolítica.

Lo mejor de Chumphon, sin duda, fue el momento en el que fuimos a cenar por al lado de la casa donde dormíamos y encontramos un restaurante exclusivo de sopas thais regentado por una ladyboy simpatiquísmia.

El lugar no encajaba con el entorno, ya que la ciudad de Chumphon no destaca por su belleza y este restaurante era muy bonito, las sopas estaban deliciosas, el hilo musical, a base de covers acústicas, te relajaban mucho, y todos los trabajadores fueron super amables con nosotras.

A parte, era con la primera ladyboy que hablábamos y nos contó muchas cosas sobre el tema en Tailandia. ¡Ah! Sólo como curiosidad, para las mujeres cisgénero (las que se sienten identificadas con el sexo que se les asignó al nacer), es todo un alago que se las confunda con una ladyboy.

Seguimos pues… La mañana siguiente a las 5 am nos vino a recoger una minivan de la empresa Lomprayah, con la que teníamos contratada la ida a Koh Tao. Cabe decir que el puerto de Chumphon es muy pero que muy bonito, y más a las 6 de la mañana cuando llegamos.

Lo que no fue tan bonita es LA TRAVESÍA, en la que puedes presenciar un espectáculo de vómitos, carreras al baño, gente que ni se puede mover de la silla con cara de «mátame«, por no hablar del concierto acústico que se improvisó la gente, yo incluida. ¡Qué mal rato pasé! Encima más tonta fui en pensar que, si no comía, no podría vomitar. ¡ERROOOOR! Eso lo único que me provocó fueron unas arcadas de escándalo DURANTE DOS HORAS, un dolor de cabeza increíble y un cansancio del que tardé un día y medio en recuperarme.

También se puede llegar a las islas desde Suratthani. Es más, al volver a la península, llegas a este puerto, ya que la ruta fluvial es circular.

  • Chumphon – Koh Tao – Koh Samui – Koh Phangag – Suratthani
  • Suratthani – Koh Phangan – Koh Samui – Koh Tao – Chumphon

Dónde dormir en Koh Tao

Una vez allí, mareadas y medio muertas, con pocas ganas de que nos hablara nadie, tienes que pasar por una plataforma estrecha donde hay muchísimos thais ofreciéndote desde alojamiento hasta restaurantes y tours. ¡Fue realmente agobiante ese momento! Y tú, que no quieres ser grosera con la gente, pero que no puedes con tu vida, te limitas a bajar la cabeza y pasar rápido.Taco-Shack-Hostel-Logo

Allí habíamos reservado una noche en el Taco Shack, un party hostel muy famoso de la isla, aunque nosotras no sabíamos lo de la party. Las camas eran cómodas, el servicio un poco pasota, la limpieza bien, pero en cuanto a la gente que nos tocó en la habitación… ¡Tuvimos mala suerte! Pero eso no lo puedes elegir y menos en una habitación de 12 camas.


Qué hacer en Koh Tao

Lo esencial en esta isla es saber ir en moto, pero no basta saber conducir en tu país, ¡Tienes que ser un experto en moto-cross! Vale, a lo mejor me he pasado un poco, pero de verdad que son carreteras bastante peligrosas y las motos que alquilas no es que estén nuevas. Es más, muchas veces te las dan rotas y, al volver, te hacen pagar los daños. Así que ojito.

En el caso de no saber conducir, o simplemente no querer poner en riesgo alguna de tus extremidades, podéis caminar, aunque es duro porque son todo cuestas y en Tailandia hace MUCHO calor.

En todo caso, eso es lo que hicimos nosotras y fuimos a Freedom Beach, playa que nos recomendaron y dijeron que era la más bonita de toda la isla, pero que tras 40 minutos de caminar cuesta arriba, cuesta abajo, pagar 50 bahts por la entrada peatonal y toda la calocha, llegamos a una playa llena de gente y nada impresionante. Así que decidimos seguir bordeando las rocas hasta llegar a una calita preciosa delante de unos bulgalows privados. Pasamos un poco de miedete para llegar, porque el camino era un poco de cabras, pero fue una bonita aventura.

Al salir de la playa, por otro camino más apto para personas, conocimos a un hombre que alquilaba kayaks a 600 bahts el día y nos comentó que podíamos ir de playa en playa pasando por Shark Bay, Sai Daeng y Aow Leuk Beach, así que quedamos con él para el día siguiente.

Después de todo el día visitando la zona de Chalok Bay y alrededores, volvimos al hostal y cenamos en uno de los restaurantes de la calle principal.

Al día siguiente nos levantamos emocionadísimas a las 8am para ir a dar una vuelta por la isla en kayak, pero el monzón se nos adelantó mientras íbamos hacia la playa y tuvimos que resguardarnos en un 7eleven, como no, los supermercados salvavidas por excelencia.

No paró de llover en todo el día, así que esa misma tarde buscamos un ferry para volver a la península e ir a Krabi, lugar donde en un principio no teníamos pensado parar pero que, al no ir ni a Koh Samui ni a Koh Phangan, fuimos y fue excepcional.

A pesar de la mala, o no tan exitosa experiencia que tuve en la isla de Koh Tao, os recomiendo ir e intentar bordear la isla con algún longtail de los que hay por ahí, porque tengo entendido que hay playas preciosas y vale la pena, al menos, hacer snorkel.

Ruta por el Sur de Tailandia

En el Sur de Tailandia encontraréis paisajes maravillosos, aguas turquesas, playas de arena tan blanca que hasta os hará daño mirar, mucha fauna marina y mucha, pero que mucha lluvia según como le pegue al monzón, también mucha fiesta guiri y relax.

lipe3

Me fui al Sur de Tailandia esperando ver las mejores playas del mundo, sin recordar que yo provengo de uno de los sitios más paradisíacos que conozco, así que me chafó un poco la idea que ya tenia preconcebida. ¡Aunque no deja de ser super bonito todo lo que hay!

Lugares que visitamos:


Koh Tao fue la primera isla tailandesa que pisamos, la primera zona de playa a la que íbamos desde hacía un mes. Estábamos muy emocionadas y nuestra idea era seguir y hacer las tres famosas islas del este de la península, Koh Tao, Koh Samui y Koh Phangan, aunque cometimos el error de no informarnos sobre la previsión meteorológica y nos encontramos con el Monzón de lleno.

Aquí te explico cómo llegar a Koh Tao y a sus islas vecinas, dónde nos alojamos, tips para sobrevivir en Koh Tao y lo que puedes hacer allí.


Ir a Railay fue bastante improvisado. Pero fue uno de los lugares más bonitos y mágicos en el que estuvimos.

En Tailandia existen dos provincias muy famosas en cuanto a turismo de playa se refiere. Por un lado tenemos Phuket, el destino de fiesta y playa por excelencia, y por el otro está Krabi, más relajado y familiar. Con esto no quiero decir que en Phuket SOLAMENTE haya fiesta y que en Krabi sólo te vayas a encontrar con familias y gente mayor.

_MG_8892

Railay Beach

Tampoco puedo hablar mucho sobre Phuket, porque lo evitamos a toda costa al enterarnos que sería un Magalluf 2.0, así que tiramos directamente a Krabi y nos quedamos en Railay, aunque hay otras áreas, como Tonsai, también muy bonitas.

Aquí os explico más sobre cómo llegar y qué hacer en Railay Beach.


Koh Phi Phi, las islas arrasadas por el Tsunami más famoso de Hollywood, un lugar al que no estábamos muy seguras de si ir, que al pisarlas nos decepcionaron mucho, pero que fueron enamorándonos poco a poco hasta convertirse en uno de mis lugares favoritos.

¡En esta entrada os cuento más sobre las Islas Phi Phi!


Koh Lipe, sin duda la isla más preciosa en la que estuvimos. Un trozo de tierra de 3km de largo, con sólo una calle peatonal y una playa de ensueño.

lipe4
¡Entra aquí para saber más sobre la pequeña isla!

Ruta por el Norte de Tailandia

El norte tailandés es maravilloso, y Tailandia un gran país para empezar tu aventura. En el norte del país encuentras muchísima hospitalidad, mucho cariño y bondad por parte de los locales, aunque no siempre sea auténtico… ¡Pero eso que te llevas!

La Ruta que os propongo empieza en el Norte para bajar luego al Sur porque es lo que yo hice en su momento, aunque podéis invertir el orden cuanto queráis.

Las ciudades a visitar son:


Bangkok, antiguamente llamada Krung Thep, “la ciudad de los ángeles”, y capital tailandesa, es una de las ciudades más pobladas del planeta, con el 95% de sus habitantes declarados budistas y donde contrastan los altos y modernos edificios con la clásica y humilde cultura de sus locales.

China Town Paz Mercadal

Barrio chino

Aquí encontraréis una guía de Bangkok. Os explico cómo llegar desde el aeropuerto, dónde dormir, comer y qué visitar en tres días.

 

 


Ayutthaya, Lopburi y Sukkhothai

Ayuttaya, la capital histórica del Reino de Siam. Patrimonio de la Humanidad y donde podemos encontrar uno de los centros arqueológicos más grandes del Sudeste Asiático.

Lopburi, la ciudad en las que habitan más monos que humanos.

Sukhothai, también capital del reino durante la época de la edad de oro en Tailandia tras la dominación Khmer. En Sukhothai también encontramos un espectacular parque histórico declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1991.

 

En el siguiente post; Ayuttaya, Lopburi y Sukhothai, os explico cómo llegar, dónde dormir, comer y qué visitar en estos tres lugares.


Chiang Mai, Chiang Rai y Pai

Chiang Mai, La capital del norte de Tailandia, el destino tailandés con más controversia, pero con una amplia gama de actividades turísticas, de aventura y unos paisajes naturales que sacan fuera de si a cualquier mortal.

Chiang Rai es una pequeña ciudad a unas 4 horas de Chiang Mai en bus. Es bastante menos turística que Chiang Mai y se pueden pasar perfectamente 2 o 3 días.

Pai, uno de los destinos más hermosos de los alrededores de Chiang Mai que destaca por el verde de sus montañas y su aire hippie y mochilero.

Y como no, también os tengo preparado un post más extenso donde podréis saber cómo llegar a estas ciudades y qué hacer en ellas.

Chiang Mai, Chiang Rai y Pai

Y llegamos a Chiang Mai, la capital del norte de Tailandia que nos una amplia gama de actividades turísticas, de aventura y unos paisajes naturales que sacan fuera de si a cualquier mortal.

Aunque, por mi experiencia, es el destino tailandés con más controversia, ya que ofrece muchos tours en los que la principal atracción son animales y humanos. Como bien supondréis, hablo de montar en elefante, hacerse fotos con tigres de bengala, o los ciscos humanos como son los pueblos de las mujeres jirafa.

Siempre que alguien de mi círculo se va a ir a Tailandia, lo primero que les digo que NO PARTICIPEN en este tipo de actividades. Aunque la mayoría no me hacen ni caso y va a lo suyo, sin querer enterarse de que gracias a su diversión están torturando a animales y martirizando humanos. Una pena.

Aunque hay centros de rescate como al que fuimos nosotras, el Elephant Nature Park, donde se encargan de rescatar animales, elefantes en este caso, de las torturas y la mala vida que les dan otros.


¿Cómo llegar a Chiang Mai?

Si seguís la ruta que os he propuesto y venís de Sukhothai, tendríais que volver a Phitsanulok en el bus de 39 bahts y coger, desde allí, un tren de 6 horas hasta Chiang Mai que, en primera clase, nos costó 470 bahts, pero que con más suerte que nosotras, podréis encontrar alguno de segunda clase más barato.

Por otra parte, si venís de Bangkok, podéis coger un avión directo a Chiang Mai, un tren que tarda aproximadamente unas 13 horas y cuesta unos 500 bahts, o un bus de unas 10 horas por unos 150 bahts.

Al llegar a Chiang Mai, te meten en un mini bus rojo y te llevan ahí donde les digas. En nuestro caso fuimos a un hostal cerca de la muralla llamado Cham Cha Hostel, regentado por una joven tailandesa muy amable llamada «Tú».

El hostal, la verdad, lo recomiendo mucho. Siempre había algo para desayunar, estaba muy limpio, cerca del centro, del río y al lado de un mercado nocturno de comida ambulante. Aunque las camas, como en todo el Sudeste Asiático en general, son duros como piedras.

Nosotras pasamos 6 noches en Chiang Mai, y la verdad es que se pueden hacer mil cosas, pero si sólo tenéis 20 días, cuatro son suficientes para ver lo esencial. Pero realmente esta ciudad tiene mucho que ofrecer.


¿Qué hacer en Chiang Mai?

  • Visita responsable a los elefantes en Elephant Nature Park.
  • Visita al centro histórico de Chiang Mai i el templo Wat Phra Singh.
  • Comprar artesanias en el night bazaar, el mercado más grande que vi en Tailandia.
  • Cenar en los night markets, que hay muchos.
  • Celebrar los Festivales Loy Krathong y Yi Peng, o festival de las linternas, en el mes de noviembre.
  • Subir a las montañas Doi Suthep y Doi Pui.
  • Hacer algún curso de cocina, de tailandés, hacer budismo, darte un buen masaje o practicar muay thai.

Chiang Rai

Chiang Rai es una pequeña ciudad a unas 4 horas de Chiang Mai en bus. Es bastante menos turística que Chiang Mai, y puedes pasar perfectamente 2 o 3 días. De hecho, os lo recomiendo.

Nosotras cometimos el error de coger un tour con el hostal que nos prometía ir a visitar el Templo Blanco, la Casa Negra y el Triangulo del Oro. Pero a las 2 horas de haber empezado el trayecto hacia Chiang Rai, el guía nos dijo que como no había gente para nuestro tour, nos habían metido en otro en el que no visitábamos la Casa Negra pero sí unas aguas termales y las Mujeres Jirafa, cosa que habíamos dejado claro que NO QUERÍAMOS HACER de ninguna manera.

Y por más inri, la chica del hostal no apuntó que habíamos pagado la comida y las entradas del Templo Blanco y del Triangulo del Oro. Cosa que de cada vez nos iba poniendo más y más furiosas.

De esto aprendimos a NUNCA, NUNCA DE LOS JAMASES volver a coger un tour.

En fin, el Templo Blanco es espectacular, pero como siempre, si vas en tour llegas a la misma hora que los otros cuarenta mil tours, así que no lo disfrutamos como hubiéramos querido. El Triangulo del Oro es un churro patatero que no importa ni pisar. De verdad os lo digo. A lo de las mujeres jirafa no quisimos ni entrar y nos quedamos fuera, visitando el poblado y observando sus gallinas. Y las aguas termales, otro bodrio perfectamente evitable.

Vamos, que como podéis ver, el tour fue todo un éxito. Por eso os digo que es mejor que vayáis, si tenéis tiempo, al menos dos días, puesto que se tardan unas 8 horas en ir y volver.

Lo bueno es que al llegar de nuevo a Chiang Mai, coincidía con el Festival Yi Peng y fué muy bonito.


Pai

Uno de los destinos más hermosos de los alrededores de Chiang Mai es Pai. Para llegar ahí se tiene que coger un bus de 4 horas que sube una montaña llena de curvas, aunque nos lo pintaron mucho peor de lo que fue en realidad.

Al llegar a Pai conocimos a dos chicos con los que pasamos los dos días enteros. Nos fuimos a buscar el hostal que teníamos reservado. Hostal Baam Aosim, regentado por un entrañable señor chino tan amable como gracioso. La verdad es que nos trató de maravilla, hasta nos dio una habitación superior por haberle traído dos huéspedes nuevos.

En Pai es imprescindible conducir moto, y como ninguna de las dos sabia conducir y no nos queríamos matar ni romper una pierna, nos fue muy bien haber conocido a los dos chicos, ya que ellos sí conducían normalmente. Así que el día siguiente fuimos a descubrir Pai y a perdernos entre sus montañas.


Lugares que para visitar en Pai

  • El cañón, ¡Indispensable!
  • ¡Las cascadas! Hay bastantes así que podéis ir a las que os gusten más, o a las que encontréis.
  • Subir al view point.
  • Ir a los hotsprings, o aguas termales. También hay varios, nosotros encontramos unos que estaban vacíos de turistas. Una gozada.
  • Visitar el mercado nocturno de Pai. Muy hippie, barato e interesante.
  • Hacerte un masaje por 5 euros.
  • Cenar cerca del río, muy bonito.
  • Probar una clase de Muay Thai.

Ayutthaya, Lopburi y Sukhothai

Ayutthya

A 80km al norte de Bangkok se encuentra esta capital histórica del reino de Siam, Patrimonio de la Humanidad y donde podemos encontrar uno de los centros arqueológicos más grandes del Sudeste Asiático.

Para llegar a Ayutthaya os recomiendo coger en la Estación Central Hua Lampong, un pintoresco tren de dos horas que te lleva por sólo 15 bahts.

Las ruinas no están una al lado de la otra, así que preparaos para pedalear, si vais a recorrer la ciudad en bici, o para regatear si optáis por el tuk tuk. ¡Ah! y no os olvidéis el agua fresca y un buen abanico, porque el calor de Tailandia es muy asfixiante.

Los templos y ruinas que podéis encontrar son:

  • Wat Mahathat
  • Wat Ratchaburana
  • Wat Lokaya Suttharam
  • Wat Phra Ram 
  • Wat Phra Si Sanphet  
  • Wat Chaiwatthanaram

A parte de estas ruinas y templos, os recomiendo el paseo en barca por el río Chao Phraya, dónde os llevan a varios templos junto al río y finaliza viendo el atardecer delante del Wat Chaiwatthanaram. Simplemente precioso.

_MG_8346


Lopburi

La mañana siguiente, nos vamos a Lopburi, la ciudad de los monos. En esta ciudad viven más monos que humanos y, aunque pueda parecer muy bonito e incluso idílico a lo Tarzán o El Libro de la Selva, la verdad es que los monos se llegan a convertir en diablillos a los que quieres sacarte de encima lo antes posible, ya que intentan robarte, arrancarte el camello y, a veces, pueden ser poco amigables.

El tren que cogimos des de Ayutthaya a Lopburi tardó unas dos horas y nos costó 423 bahts. No les quedaban tickets de tercera clase y tuvimos que ir en segunda.


Sukhothai

La ciudad de Sukhothai, en español «amanecer de felicidad», también fue capital del reino durante los siglos XIII-XIV. Época conocida como la edad de oro en Tailandia debido al desarrollo de las artes y las letras en el país, a parte del establecimiento del budismo como religión oficial tras la dominación Khmer y el hinduismo.

En Sukhothai también encontramos un espectacular parque histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991.

Sukkothai Paz Mercadal

¿Cómo llegar a Sukhothai?

Para llegar a Sukkhothai desde Lopburi, cogimos un bus a Phitsanulok, ahí compartimos un tuk tuk con una pareja francesa hasta la estación desde donde salía el otro bus hasta Sukkhothai, y allí cogimos un bus que nos costó 39 bahts.

Una vez ahí, y al ser de noche, cogimos un hostal que estaba a un minuto de la estación. Literalmente.

El día siguiente fuimos a visitar el Parque Histórico. ¡Fue una maravilla! Cogimos un bus desde la carretera principal hasta el parque y ahí alquilamos unas bicis para recorrerlo, ya que es bastante grande y hace muchísimo calor como ara caminar bajo el sol todo el día.

La entrada al parque son 90 bahts y la bici, si no recuerdo mal, fueron unos 40 bahts para todo el día.