Kuala Lumpur express

Capital de Malasia y ciudad de contrastes, Kuala Lumpur, o KL, como lo llaman sus habitantes, es una de las ciudades más imponentes del Sudeste Asiático por sus grandes avenidas y altos rascacielos.

No tiene un centro muy grande, y puedes ir por todo caminando. Aunque si quieres moverte por los alrededores, como visitar las Batu Caves, puedes hacerlo en bus, monorraíl o metro (LRT). Las principales estaciones de bus son la terminal Bersepadu Selatan y la Puduraya, conctadas por un shuttle bus por unos pocos Ringgits.


Qué hacer en KL

petronas Paz Mercadal

Petronas

Explora “Little India” y “Little Myanmar”, practica tus dotes del regateo en la Petaling Street, la calle de las falsificaciones en China Town, visita el templo Sri Mahamariammam, pasea por la Plaza Merdeka, piérdete por el Central Market y su Food Court, cena bajo las Torres Petronas y obsérvalas desde el ático del centro comercial de enfrente, y visita las Batu Caves.

Para llegar a las Batu caves, cogimos el bus número 173, que fue todo un misterio averiguar por dónde pasaba, ya que nadie nos lo sabia decir pero nos mandaban igual de un lugar para otro.

batu-cave

Batu Caves

Al final lo encontramos y nos subimos. Llegamos y, la verdad, nos quedamos bastante decepcionadas. Puesto que el buda de la entrada estaba en obras, había muchísima gente y las cuevas no nos sorprendieron tanto como nos habíamos imaginado.

Pero nos tropezamos con una boda hindú que se celebraba allí mismo y nos invitaron a sentarnos a comer con ellos. ¡La comida estaba deliciosa y hasta nos dieron regalos de invitados! Al principio no sabíamos dónde meternos, pero al final les seguimos y comimos algo junto a otras dos turistas a las que también habían invitado a la fiesta.


Cómo llegar

En Kuala Lumpur hay dos aeropuertos, el KLIA y el KLIA2. En este último están las aerolídeas low cost. Así que puedes llegar por aire desde cualquier lugar del mundo. De ahí se coge un tren hasta KL Sentral y ya directo al centro de la ciudad.

Nosotras tomamos un bus de dos horas desde Tanah Rata hasta KL Sentral y luego un bus de línea a China Town.


Dónde dormir y comer

La zona en la que encontraréis más alojamientos baratos es sin duda China Town. Nosotras nos quedamos en un hostal de Petaling Street, pero no recuerdo el nombre. Era una habitación con una litera y una cama individual.

Habitación que compartíamos con una chica que nos contó todas las penurias que había pasado los últimos días y que, al volver al hostal de comer, nos enteramos de que era ella la que iba robando a otros mochileros cuando llegó un chico con una denuncia hacia ella. Un percal, allí aprendimos a no fiarnos mucho de otros viajeros, a simple vista.

Y en cuanto a la comida, hay montones de restaurantes buenos y baratos. Basta con que te vayas a la zona donde más de apetezca comer, chino, indio, malayo… Y voilá.

Tanah Rata y las Cameron Highlands

Tanah Rata, ese precioso lugar lleno de plantaciones de té, mucho frío y manzanas con forma de berenjena y fresas que huelen de maravilla pero carecen de sabor.

tea-plantation

Un pueblecillo a unas 5h en bus desde Penang y a 2h en bus desde Kuala Lumpur. Dos de los peores viajes en bus del viaje, sin duda. Más que nada porque en Georgetown comimos en un restaurante en “little india” que me sentó genial y me provocó una fuerte gastrointeritis. Y de vuelta, los que padecían el mal de las curvas eran los otros pasajeros, y no sé si vosotros lo habéis notado, pero los asiáticos tienen una manera de vomitar bastante escandalosa.

Nuestro primer contacto con el pueblo no fue el mejor, puesto que lo primero con lo que nos encontramos fue a un hombre árabe pegando y gritando a su mujer delante de sus tres hijos, que miraban la escena fijamente.

Para nosotras eso fue un gran choque cultural. Había muchísima gente mirándolos sin hacer nada. Allí entendimos que nosotras tampoco podríamos actuar, puesto que al no estar en nuestro país, no conocer las “normas”, y al ser dos chicas de veintipocos, cansadas después de 5h de bus y con un dolor de estómago terrible, no era la mejor opción.

Aunque lo peor fue ver como algunos de los hombres que pasaban se reían y comentaban mientras los señalaban. Eso me sentó bastante mal, me puse a llorar y un hombre hindú se puso a reír al verme. Muy agradable todo.


Qué hacer en Tanah Rata

Tanah Rata es un pueblo pequeño y frío en el que la principal atracción turísticas son las Cameron Highlands. Enormes colinas con las plantaciones de té más grandes y verdes en las que he estado. Aunque también hay una jungla en la que perderse, aunque nosotras no lo llegamos a hacer.

 


Cómo llegar a las plantaciones de té

Para llegar a las pantaciones de té de las Cameron Highlands, tenéis que ir en taxi  o bus hasta la carretera principal y de ahí caminar unos 3 km hasta adentrarte en las plantaciones. Podéis pedir un mapa en alguna de las oficinas de turismo de Tanah Rata y allí veréis más claro dónde tenéis que bajaros.

Una vez dentro de las plantaciones, podéis pasear todo lo que queráis entre té hasta llegar a la Boh Tea Center, una fábrica a que puedes visitar y aprender más sobre la historia de las plantaciones mientras de tomas un té en su terraza.

Aunque nosotras caminamos, la mayoría de los visitantes van con tours y suben en bus. El día que fuimos estábamos completamente solas en las plantaciones, sin contar a los trabajadores, claro.

A parte de las plantaciones, también tenéis unas 12 rutas para visitar la jungla, pero de eso os informarán mejor allí en Tanah Rata con un mapa delante, puesto que nosotras no hicimos ninguna de las rutas.


Dónde dormir 

Encontramos un hostalito por 6€ la noche en una habitación privada, que a pesar de no tener unas habitaciones muy espléndidas, era bastante acogedor y hasta tenía un bar con una chimenea con un fuego muy agradable y clásicos del rock de fondo.

El hostal se llamaba Kang Travellers Hotel. En la calle Jalan Besar, 38. Allí trabajaba una mujer inglesa de 83 años que nos contó que recorría el mundo desde el 1957. Salió de su casa a los 28 años para trabajar como Au Pair en Formentera, de ahí viajó a Barcelona, de ahí a Francia, y ya no ha vuelto para nada a su tierra natal. Fue toda una inspiración para nosotras. La primera de muchas, en realidad. ¡No sabéis la de gente mayor, aunque no tan mayor, que se encuentra una viajando!


Dónde comer

Para comer, tenéis la calle principal, llena de restaurantes, aunque nosotras siempre íbamos al mismo hindú durante el día, y al mercado de enfrente que abrían por las noches.

En en pueblo de Tanah Rata no hay muchísimo turismo, recuerdo estar solas en el mercado nocturno, cenando rodeadas de malayos mirándonos. Tengo que decir que en ese mercado me comí una sopa riquísima. Estaba tan buena que no pude resistirme a decirle a la cocinera del puestecillo que había sido una de las mejores sopar que me tomaba en mucho tiempo. La mujer no se pudo poner más contenta tras decírselo. Fue muy tierno.

Georgetown. Arte, comida y ritmo

Georgetown es una de las ciudades más antiguas de Malasia, por eso está reconocida por la Unesco desde el 2008 como Patrimonio de la Humanidad.

georgetown

Esta ciudad, situada en la isla de Penang, es conocida por su arte callejero, grafittis, esculturas y murales combinados con objetos como motos, bicicletas, columpios o cestas de básquet.

Y como en todo el país, en Georgetown también conviven chinos, malayos, árabes e indios, pudiendo encontrar su “china town” y su “little india”


Cómo llegar a Georgetown

Nosotras llegamos desde Koh Lipe, en Tailandia. Así que primero cogimos un ferry hasta Pak Bara y de ahí un minibus hasta Padang Besar, que en los últimos años se ha convertido en la entrada número uno de Tailandia a Malasia.

Ahí nos dejaron en una pequeña agencia y nos dieron unas horas para ir a comer. Encontramos unos grandes almacenes a la vuelta de la esquina y comimos bastante bien.

Al rato nos volvieron a meter en otro bus directo a Penang, pasando antes por la frontera, donde olía bastante mal y el busero nos pidió 10 baths, que supusimos que eran para él, aunque no tenía derecho a pedirnos dinero, pero se lo dimos igual y así evitábamos problemas posteriores, que con lo borde que era preferimos hacerle caso.

Penang tiene un aeropuerto internacional, así que siempre es buena opción llegar por aire.

También podéis llegar en bus o tren hasta la estación de Butterworth desde la mayoría de ciudades malayas y tailandesas. Y de ahí, podéis coger un ferry directo hasta Georgetown que te lleva en 15 minutos. Aunque también podéis ir en autobús de línea y cruzar el puente de la península a penang.


Dónde comer 

La ciudad de Georgetown es famosa por su comida callejera y sus mercados y puestecillos ambulantes. Tanto que es considerada la capital gastronómica de Malasia. Y claro que eso es gracias a la diversidad de platos que puedes encontrar.

Gracias a la mezcla de culturas, podemos encontrar puestos de comida china, india y malaya. ¡Todo riquísimo y baratísimo!

Los principales sitios donde podéis ir a probar platos son; Chulia Street, Lillte India, Armenian street o el mercado nocturno de Gurney, por ejemplo. Y si queréis encontrar cervecita barata, id a la tienda Antarabangsa Entreprise. 

helado

Helado Cendol

¡Ah! Que no se me olvide los famosos postres “Cendol” y “Ice Kacang”Se trata de unos bowls con base de hielo raspado al que le añaden leche de coco, azucar, judías negras, maís, gelatina de colorines, leche condensada, fruta troceada, bolas de helado, y lo que tu quieras… Hay de varios tipos. Sinceramente yo lo encontré una guarrada, me sabe mal pero me pareció bastante asquerosilla la mezcla, pero vaya, para gustos colores, no?

También nos mandaron al “mejor restaurante de little india” y, a parte de no poder comer nada de lo exageradamente picante que era, aun diciéndole si nos lo podía hacer menos picante que de costumbre, el arroz lo encontramos pasadísimo y bueno, no disfrutamos mucho de comer allí… ¡Así que la mejor opción siempre es la comida callejera!


Dónde dormir

Para dormir, casi todos los hostales están en una misma calle y alrededores, la Love Lane Street. Nosotras llegamos de noche y entramos en el primero que vimos que nos pareció aceptable, el Love Lane Inn, un hostal regentado por un italiano que nos hablaba perfectamente español y hasta un poco de catalán, y un hombre de unos 50 años de origen malayo, que era simpatiquísimo por la noche y un ogro durante el día. Eran dos personas en un mismo cuerpo.

El hostal carecía bastante de limpieza, pero por lo que pagamos, que era de los más barato de por ahí, unos 6€ la cama en litera, no podíamos pedir mucho más… Al menos el ambiente era bueno, lleno de mochileros jóvenes con ganas de hacer amigos.


Qué hacer en Georgetown

Sin duda alguna, lo mejor de Georgetown es su arte callejero. Buscar cada mural, graffiti y esculturas de hierro nos entretuvo durante el día entero. Y de verdad que son todos una pasada.

 

Perderte por Little India y China Town también son unos “must” de Georgetown. Era la primera vez que pisaba una Little India en mi vida y me pareció algo muy simpático de ver. Música Bollywood sonando y mujeres paseando con saris super coloridos. A mi amiga le apasiona el mundo indio y el Bollywood y nos paramos en un par de tiendas a mirar saris y complementos.

Visitar el templo Kek Lok Si, el mayor templo del país y uno de los más grandes de todo el Sudeste Asiático. Fue construido en 1891 y está en las afueras de Georgetown. Puedes llegar hasta el templo en bus con los 201, 203, 204, 206, 306 y el 502.

Hay otros templos y sitios de interés como el Museo de Penang, los templos Khoo Kongsi, Sri Mariamman y Wat Chayamangkalaram o las mansiones Cheong Fatt Tze y Pinang Peranakan Mansion.

Dar una vuelta por las calles de Georgetown y contemplar las casas coloniales también es un buen plan. En concreto, en la Armenian Street encontraréis mucho arte callejero, museos y algunos templos para ver.

muelle-georgetown

Casas flotantes del barrio chino

Hay una zona en la costa con casas flotantes que, según nos dijeron, fue el primer barrio chino donde cada muelle pertenecía a un clan. Actualmente el muelle que queda lo llaman Tan Jetty, el cual pertenece al clan Tan.

Existen algunos tours gratuitos por el casco antiguo de la ciudad. Creo recordar que son los martes, jueves y sábados por la mañana, pero seguro que en el hostal os lo confirman. Igualmente hay un centro de turismo en la ciudad donde os darán toda la info que necesitéis.

Si queréis alejaros un poco de la ciudad y visitar los alrededores de Georgetown os recomiento ir a Penang Hill, unas colinas a 6 Km en tren donde podéis hacer trekkings, observar las vistas del lugar, o visitar templos y mezquitas.

También tenéis el Parque Nacional de Penang, a unos 20 Km, al que se puede llegar en bus (101) por unos pocos Ringgits. Allí podréis elegir entre varias rutas de trekking.

Malasia en una semana

Malasia. Tierra de todos, tierra de nadie

columpio

Malasia fue uno de los destinos más desconcertantes del Sudeste Asiático. Nuestro paso por el país no fue un gran espectáculo, aunque visitamos zonas muy bonitas.

Con eso no quiero decir que no sea un lugar donde no valga la pena ir, pues a muchos otros les entusiasma y les parece unos de los destinos top del continente. Supongo que tuvimos mala suerte.

Nosotras veníamos de Tailandia, y la verdad es que notamos muchísimo el cambio al pasar de un país al otro. Sobretodo en la manera en la que te mira la gente y cómo se dirigen a ti. Que repito, eso no los hace peores, ni mucho menos, pero tuvimos que acostumbrarnos a que no nos sonrieran ni nos saludaran más por la calle.

En Malasia conviven cuatro culturas; los hindúes, los árabes, los chinos y los malayos, los cuales actualmente se identifica con la religión musulmana, aunque anteriormente han tenido influencias del cristianismo y del hinduismo entre otros.

Estas cuatro culturas se pueden diferenciar a simple vista. Y ahí empieza lo desconcertante de Malasia, puesto que de una calle a otra, tienes la sensación de que pasas de estar en china a la india, por ejemplo. No se mezclan, no se meten unos con otros, no hay chinos en el barrio árabe ni indios en el barrio chino.

Supongo que eso es una de las cosas que no me acabó de encajar en mis esquemas. Me gustó por el hecho de encontrar tantas culturas diferentes en un espacio tan reducido, pero tuve la sensación de no poder aprender tanto de ellos como en Tailandia.


Información básica

Visado

En Malasia, en visado es “on arrival” y no importa que lo gestiones con anterioridad.

Si eres español, uruguayo o argentino tienes 90 días para estar dentro del país, pero en caso de tener pasaporte chileno o mexicano, sólo te van a dar 30 días. Y para obtenerlo sólo debes tener tu pasaporte con más de 6 meses antes de la fecha de expiración y, en el caso de provenir de países sudamericanos, estar vacunados contra la fiebre amarilla. Los españoles no necesitamos tener dicha vacuna, a no ser que viajemos desde Sudamérica.

Vacunas

Para viajar a Malasia, no hay vacunas obligatorias, menos si provienes de países donde la fiebre amarilla sea endémica. En ese caso sí te la pedirán.

De todos modos está bien tener puestas las siguientes vacunas:

  • Hepatitis A y B, muy importantes para cualquier viajero.
  • Tétanos y Rabia, mejor vacunarte si vas a visitar orangutanes y monos.
  • Encefalitis Japonesa.

Moneda y cuando viajar

La moneda que se utiliza en Malasia es el Ringgit, o MYR y actualmente 1€ son 4,73MYR. Aquí puedes comprobar el cambio actual.

ringit

Malasia es uno de los países más caros del Sudeste Asiático, pero aun así no está tan mal para un presupuesto mochilero.

¡Un dato interesante!
Los cajeros Maybank y AmBank no te cobran comisión.

En cuanto al clima, suele ser húmero y cálido todo el año, pero el monzón actúa según los meses en diferentes zonas.

  • En la costa Oeste llueve más entre Mayo y Octubre.
  • En la costa Este, donde están las Islas Perhentian, llueve de Septiembre a Marzo.

Lugares a los que fuimos

Nos hubiera encantado pisar Borneo, pero es bastante caro si tienes un presupuesto tan ajustado como el que teníamos nosotras. Y también nos habían hablado maravillas de las Islas Perhentian, a las que no pudimos ir porque llegamos en época de monzones y estaban cerradas.


Penang y Georgetown

Penang es el primer destino malayo de muchos mochileros que vienen desde Tailandia y es considerado uno de los focos principales del desarrollo del país, puesto que destacan sus grandes y altos edificios llenos de oficinas de grandes empresas.

georgetown

Georgetown es su ciudad más grande, llena de arte callejero y buena comida. Y allí es donde nosotras empezamos nuestra aventura malaya. ¡Haz click aquí para saber más!


Tanah Rata

Tanah Rata

Tanah Rata, sin dudarlo, es el destino que más me gustó de Malasia por sus verdes praderas de té. Más info aquí.


Kuala Lumpur

petronas

Torres Petronas

La capital del país, fundada en el 1857 que, gracias el dinero de la corona británica se convirtió en una de las ciudades más imponentes por sus altos edificios y grandes avenidas. Cabe decir que actualmente las Petronas son las torres gemelas más altas del mundo.

Aunque lo que realmente llama la atención de esta ciudad es la diversidad de culturas, que como he dicho antes, conviven pero no se mezclan unos con otros.

¡Pincha aquí para saber más sobre Kuala Lumpur!


PutraJaya

La alternativa a KL que nos cautivó. Putrajaya es una ciudad a dos horas en tren de Kuala Lumpur. Es una ciudad que recomiento 100% visitar, puesto que es muy bonita y moderna, y tiene una mozquita, la Putramosque, que es simplemente espectacular.

Aquí te explico más sobre la ciudad y su mezquita.

putramosque

Koh Lipe y la mejor playa de Tailandia

Koh Lipe es una de las islas más al sur de Tailandia, en el mar de Andaman. Fue nuestro último destino ¡Y vaya manera de despedirnos!

lipe4

Esta isla es espectacular. Es un trozo de tierra de 3Km de largo, tiene sólo una calle principal que la cruza, y pertenece al Parque Nacional Marino de las Koh Tarutao. Sus habitantes son los Chau Leh, comúnmente llamados “los gitanos del mar” por la importancia que tiene el mar en sus vidas.

Koh Lipe tiene tres playas:

  • Pattaya Beach
  • Sunset Beach
  • Sunrise Beach

Cómo llegar a Koh Lipe

Si venís de las islas del norte, Koh Phi Phi, Koh Lanta, Krabi, etc… Podéis llegar en Speed Boat fácilmente.

Nosotras veníamos de las Phi Phi, así que compramos un ticket con Bundhaya speedboat que nos llevó primero a Koh Lanta, y allí cogimos otro barco de 3h hasta Koh Lipe.

Recuerdo que estaba tan cansada al salir de las Islas Phi Phi que me quedé dormida en la lancha rápida hacia Koh Lanta. Una lancha donde los asientos estaban distribuidos formando un cuadrado, de manera que todo el barco se veía las caras.

No sería nada grave si la lancha rápida no fuera tan rápida. Fui el entretenimiento del resto de pasajeros, que no podían entender cómo estaba tan profundamente dormida pegando los saltos que pegábamos allí dentro. Y claro, yo me iba cayendo poco a poco, hasta que un hombre ruso muy majo me dijo que me tumbara sobre su mochila, y al menos así estaría un poco menos incómoda.

Si en cambio, venís desde la península, el ferry se coge en el puerto de Pak Bara. Puedes llegar en minivan desde Trang o Hat Yai. Es decir, si por ejemplo estáis en el norte, vamos a poner Bangkok como punto de referencia, el camino sería:

  • Bangkok -(tren)- Trang -(minivan)- Pak Bara -(ferry)- Koh Lipe
  • Bangkok -(avión)- Hat Yai -(minivan)- Pak Bara -(ferry)- Koh Lipe
  • Bangkok -(bus)- Hat Yai -(minivan)- Pak Bara -(ferry)- Koh Lipe

Una vez en Koh Lipe, tienes que pagar un impuesto de 250 bahts, si no lo han subido desde el 2016. Nosotras no lo sabíamos, como la mayoría de turistas, y casi nos pega un patatús.


Dónde dormir en Koh Lipe

Tengo que decir que en Koh Lipe es bastante caro dormir, sobretodo si lo comparas con otros destinos más turísticos. La mayoría de bungalows cuestan 1000-1500 bahts la noche, también hay dos o tres hostales que están sobre los 500-600 bahts, pero todo eso se nos iba de presupuesto, y teniendo en cuenta los 250 bahts que pagamos al entrar, no nos quedaba mucho presupuesto para dormir y comer.

Así que pidiendo, pidiendo, llegamos a un camping muy básico, más económico, pero carísimo igualmente por lo que era. A nosotras nos cobraron 300 bahts cada una. Seguramente se pueda sacar por menos, pero eso fue lo que conseguimos después de regatear un rato.

Cat Paz Mercadal

Manu, nuestro roommate del camping

No fueron las mejores noches de nuestras vidas, ya que durante la noche caían trombas de agua que nos inundaban la tienda, a las 6 de la mañana salías sofocado del calor que hacía, nuestra tienda, llena de agujerillos, dejaba pasar a todos los mosquitos asesinos, y para colmo, el dueño del lugar estaba muy enfermo y se pasaba las noches vomitando. Pero era un vómito exagerado, parecía que se iba a morir en cualquier momento con el ruido que hacia al vomitar.


Qué hacer en Koh Lipe

Koh Lipe es el lugar perfecto para no hacer nada. Tiene la mejor playa que vimos en Tailandia y casi se nos saltaron las lagrimas al verla. Es comparable con lo que vimos en Bamboo Island, Islas Phi Phi, con la diferencia de que allí podíamos quedarnos el tiempo que quisiéramos.

phiphi

Hablo de la Sunrise Beach, al este de la isla, una playa larguísima de arena blanca y agua tremendamente turquesa. Tuvimos suerte, no sé si por la época o por qué, pero casi no había nadie en la isla y teníamos un trozo de playa bastante grande sólo para nosotras dos.

lipe

Se puede caminar de una punta a otra de la playa y observar la isla de Koh Andang, que está justo en frente. Allí es donde te llevan en la mayoría de excursiones para bucear o hacer snorkel.

Las otras dos playas, Pattaya Beach y Sunset Beach, no nos gustaron tanto. Es decir, la Pattaya es la playa del puerto, con lo que estaba un poco sucia y tenía un color más oscuro, y la Sunset Beach fue simplemente una gran decepción. No sé si fue mala suerte, pero cuando la visitamos sólo encontramos montones de basura. Así que bordeamos la isla por un camino de cabras y trepando por las rocas, tal cual hicimos en Koh Tao, hasta volver a nuestra playa preferida, Sunrise Beach.

Para comer, hay mucha oferta en la walking street, la calle principal. Para cenar, hay un restaurante con música en directo que está muy bien. Cuando fuimos era el único que tenia músicos y, como no, me subí a cantar un par de canciones con ellos.

Islas Phi Phi, donde la fiesta y el relax van de la mano

Las Islas Phi Phi sufrieron un tremendo tsunami en 2004 y aun se están recuperando. La verdad es que nos extrañó no ver ni a un thai dentro del mar. Pero ni en las Phi Phi ni en ningún otro lado.

koh-phi-phi-2

El archipiélago pertenece a la provincia de Krabi y se compone de cuatro islas:

  • Koh Phi Phi Don, La isla principal y en la que se encuentra toda la actividad turística
  • Koh Phi Phi Leh
  • Koh Pai (Bamboo Island)
  • Koh Yung (Mosquito Island)

Cuando llegamos a Koh Phi Phi Don nos pidieron 20 bahts para entrar, dinero que se destina a la recuperación de la isla, en principio. Y a primera vista, es un poco decepcionante, pero a medida que vas descubriendo la isla, va mejorando por momentos.


Cómo llegar y dónde dormir en las Islas Phi Phi

Se puede llegar en ferry desde Phuket, Krabi o Koh Lanta. En nuestro caso, veníamos desde Railay, así que cogimos un speed boat desde la playa de Railay West (delante del Railay Village). Aunque durante la temporada baja (may-oct), normalmente salen desde Railay East (delante del Sunrise Tropical Resort). Normalmente, un longtail te acerca hasta el barco.

Recuerdo que una pareja de alemanes grandotes y fuertotes, pero de comer, casi hacen volcar el barco al quererse subir los dos a la vez por el mismo lado..

Una vez allí y pagados los 20 bahts, hay como un punto de información que te ayuda a encontrar tu hostal o te informa sobre los alojamientos que hay. Así que allí mismo hablamos con una señora y regateamos un poco el precio para unas cuantas noches en un hostal.

Así que nos llevó para allá, el Scenery Guesthouse, un hostal subiendo unas escaleras infernales.


Qué hacer en las Phi Phi

Lo mejor de Phi Phi es que la mayoría del turismo que abunda es fiestero, así que por la mañana es una isla fantasma hasta el mediodía. Era una pasada despertarse a las 7 am e ir de cala en cala, todas vacías. Aunque en Tailandia, a partir de las 11 am el mar se convierte en un jacuzzy y ya no apetece mucho bañarse.

peixos

Lo que, sin duda, más recomiendo, es hacer la excursión de un día por las islas vecinas. O, como lo llaman allí, Island hop tour. Lo mejor es hacerlo con poca gente, en un longtail privado. Simplemente vas al puerto la noche anterior y le pides a algúno de los chicos si te puede llevar el dia siguiente, acordáis precio y hora y listos.

phiphis

Playas

Aunque si no os queréis gastar tanto, está la opción más barata, que nos costó 450 bahts y me gocé igual, porque el grupo que nos tocó era muy amigable y realmente el tour vale MUCHO la pena. A parte, este tour viene con comida incluida. No es nada del otro mundo pero eso que te ahorras.

El tour empieza en Shark Bay, donde puedes ver algún que otro tiburoncillo, tortugas marinas y muchos, muchísimos peces de colores.

Después fuimos a monkey beach, y luego llegamos a Bamboo Island, que es simplemente espectacular. El agua clasísima y una arena tan blanca que te quema los ojos.

2016_1126_172457_037

Banco de peces

En Maya Bay nos llovió y estaba muy lleno de gente, así que no me gustó mucho, aunque siempre conoces a alguien con quien pasar el rato y al final estuvo mejor de lo que me esperaba.

También te llevan a una laguna PRECIOSA, MARAVILLOSA Y ESPECTACULAR de agua turquesa.

Y terminas el día viendo la puesta de sol desde un lugar donde se ve el placton fluorescente.

Como anécdota, contaré que el barco tenía el motor roto y estuvimos una hora en medio del mar esperando a que el señor lo arreglara. Muy thai todo.

koh-phi-phi-viewpoint

Koh Phi Phi

También podéis subir al famoso view point desde donde tendréis unas espectaculares vistas de la isla. Entrar cuesta 30 bahts, si no ha variado el precio, y hay dos maneras de subir; Por la montaña, como hicimos nosotras, caminando cuesta arriba durante una hora y media, o subiendo las mismas escaleras que llevaban hasta nuestro hostal. Claro que el camino de escaleras lo descubrimos al bajar, cuando ya nos habíamos pegado la excursioncilla a pleno sol.

La fiesta en las Phi Phi, vale la pena al menos durante un rato, pero no os paséis con el alcohol que es del barato y os podéis intoxicar como mi amiga, que tuvo que estar tres días en cama, la pobre.

Y para finalizar, contaros que allí fue donde me hice el tattoo del viaje a Asia, aunque recomiendo que os lo hagáis en Bangkok o Chiang Mai, ya que hay más oferta y es MUCHO más barato que en las Phi Phi.

IMG_9306

Krabi y su paraíso en Railay

Krabi es una de las dos provincias más famosas en cuando al turismo de playa del país. Situado al oeste de la península, en la costa de Anadaman. La época de lluvias en esta parte es de mayo a octubre, especialmente en agosto y setiembre. Así que si viajáis a Tailandia por estas fechas, os aconsejo tirar para el Golfo e ir a las islas Koh Tao, Koh Samui y Koh Phangan.

_MG_8892

Pero si hace bueno, os invito a quedaros unos días en Railay, un paraíso de fondo de pantalla de Windows.


Cómo llegar a Railay

Nosotras veníamos de Koh Tao, así que cogimos un ferry de cuatro horas hasta Suratthani y ahí nos subieron en un bus de la misma compañía, Lomprayah, y condujeron dos horas hasta Krabi, donde nos dejaron en un puerto y ahí tuvimos que regatear para comprar el ticket del longtail hasta Railay.

Si en cambio estáis en Bangkok, podéis llegar en bus, tren o avión y ya de ahí cogéis un barquito hasta Railay Beach.


Dónde dormir en Railay

Normalmente, la gente se queda a dormir en Ao Nang y hace excursiones de día a Krabi, suele ser bastante caro al sólo haber resorts. Pero yo, de verdad, recomiendo que os quedéis a dormir ahí al menos una noche.

Un amigo me recomendó un hostal que no lo conocía mucha gente, ya que no estaba anunciado en ninguna web, era pequeño y sólo había mochileros que conocían a alguien que había estado antes. El hostal se llama Rapala Rockwoods. Sale en el Google Maps y gracias a eso lo encontramos, porque no había ni rastro de un solo cartel. Aunque estaban construyendo otros hostales parecidos al lado, así que seguramente ahora ya está más habilitado para mochileros.


Qué hacer en Railay Beach

¡Disfrutar! Pasear por la playa, tumbaros en la arena, con mucho anti-mosquito, eso sí, jugar al jenga, el juego del amor mochilero por excelencia o bañaros en el mar bajo la luz de las estrellas, que suena tan romántico como es. ¡Y es que Railay es un sitio mágico, con un ambiente perfecto para relajarte y pasar unos días contemplando fuertes espaldas de mochileros escaladores!

railay

Railay Beach

Hablando de escaladores, podéis visitar Tonsai, la cuna del turismo de escalada en esa zona. Puedes acceder desde Railay Beach cuando la marea está baja

A parte, podéis ir hasta la Laguna Esmeralda, una preciosa laguna a la que se llega trepando y escalando un poquito por el interior de una montaña cubierta de barro. Así que si os decidís a hacer la excursión, os recomiendo que os pongáis la ropa más vieja que tengáis porque vais a terminar marrones.

También os encontraréis con la Princess Cave o Phra Nang Cave en la misma playa de Railay West. Cuenta la leyenda que una princesa hindú se refugió ahí durante un naufragio y su espíritu sigue en la cueva. Los thais asocian este hecho a la fertilidad y muchos van a pedirle al espíritu de la princesa, llevándole esculturas en forma de pene como ofrenda, que les ayude a concebir bebés.

La Cueva del Diamante o Phra Nang Nai Cave, es otro de los atractivos turísticos de Railay West. Una cueva llena de preciosas estalactitas y estalagmitas.

2016_1121_170532_002

kayak en Railay Beach

Y si queréis, podéis alquilar unos kayaks e ir hasta Poda Island, una de las islas que está justo delante, a 5km. Pero cuidado con las corrientes, que para ir no nos costó nada, pero al volver, la corriente se nos llevaba y fue un poco más cansado.

Koh Tao y sus islas vecinas

Koh Tao era nuestro primer destino del sur tailandés. Estábamos emocionadísimas por ver esas playas de arena blanca, esos colores turquesa en el mar, la fauna que tanto nos prometían y todo lo demás. Con lo que no contábamos era con el Monzón, y éste parecía que había llegado para quedarse una temporada, cosa que hizo que diéramos marcha atrás y no pudiéramos disfrutar de sus dos islas vecinas; Koh Samui y Kho Phagnan.

koh-tao-viewpoint

Koh Tao es el lugar para bucear o sacarte el PADI, si aun no lo tienes. Los precios son económicos y hay mucha fauna y flora que te hace explotar todos los sentidos. Sólo asegúrate de ir en una época donde no te pillen las lluvias tropicales cada 10 minutos. Es decir, en agosto, ya que según las estadísticas no llueve mucho. Los meses en los que llueve más son octubre, noviembre y diciembre.


Cómo llegar a Koh Tao desde el Norte del país

Para llegar a Koh Tao hay varias conpañías de ferry que salen de Chumphon, tardan unas 2h y cuesta unos 600 bahts.

Para eso nosotras, que veníamos del norte, tuvimos que coger un avión desde Chiang Mai a Bangkok y una avioneta hasta Chumphon, aunque también puedes ir en bus, opción bastante más barata pero con la que se tarda mucho más.

Tengo que destacar lo bien que volamos con Thai Smile, la compañía que nos llevó durante el primer vuelo, y el apuro que pasamos dentro de la avioneta, puesto que, por su apariencia, no entendíamos como eso iba a poder volar y dejarnos sanas y salvas en Chumphon.

Una vez aterrizadas en uno de los aeropuerto más pequeños que he pisado nunca, nos metimos en un bus local hasta el centro de la ciudad. Allí ya empezamos a notar el mal tiempo y, como llegamos de noche, nos fuimos directamente a la habitación que habíamos reservado por Booking. ¡La habitación más cutre y barata en la que dormimos durante todo el viaje! Aunque no sé qué esperábamos costando 3€ la noche. El lugar se llama Nora Guest House, por si os interesa. No dormimos mal, pero estaba todo muy sucio y la cama, que espero la hayan cambiado ya, era bastante paleolítica.

Lo mejor de Chumphon, sin duda, fue el momento en el que fuimos a cenar por al lado de la casa donde dormíamos y encontramos un restaurante exclusivo de sopas thais regentado por una ladyboy simpatiquísmia.

El lugar no encajaba con el entorno, ya que la ciudad de Chumphon no destaca por su belleza y este restaurante era muy bonito, las sopas estaban deliciosas, el hilo musical, a base de covers acústicas, te relajaban mucho, y todos los trabajadores fueron super amables con nosotras.

A parte, era con la primera ladyboy que hablábamos y nos contó muchas cosas sobre el tema en Tailandia. ¡Ah! Sólo como curiosidad, para las mujeres cisgénero (las que se sienten identificadas con el sexo que se les asignó al nacer), es todo un alago que se las confunda con una ladyboy.

Seguimos pues… La mañana siguiente a las 5 am nos vino a recoger una minivan de la empresa Lomprayah, con la que teníamos contratada la ida a Koh Tao. Cabe decir que el puerto de Chumphon es muy pero que muy bonito, y más a las 6 de la mañana cuando llegamos.

Lo que no fue tan bonita es LA TRAVESÍA, en la que puedes presenciar un espectáculo de vómitos, carreras al baño, gente que ni se puede mover de la silla con cara de “mátame“, por no hablar del concierto acústico que se improvisó la gente, yo incluida. ¡Qué mal rato pasé! Encima más tonta fui en pensar que, si no comía, no podría vomitar. ¡ERROOOOR! Eso lo único que me provocó fueron unas arcadas de escándalo DURANTE DOS HORAS, un dolor de cabeza increíble y un cansancio del que tardé un día y medio en recuperarme.

También se puede llegar a las islas desde Suratthani. Es más, al volver a la península, llegas a este puerto, ya que la ruta fluvial es circular.

  • Chumphon – Koh Tao – Koh Samui – Koh Phangag – Suratthani
  • Suratthani – Koh Phangan – Koh Samui – Koh Tao – Chumphon

Dónde dormir en Koh Tao

Una vez allí, mareadas y medio muertas, con pocas ganas de que nos hablara nadie, tienes que pasar por una plataforma estrecha donde hay muchísimos thais ofreciéndote desde alojamiento hasta restaurantes y tours. ¡Fue realmente agobiante ese momento! Y tú, que no quieres ser grosera con la gente, pero que no puedes con tu vida, te limitas a bajar la cabeza y pasar rápido.Taco-Shack-Hostel-Logo

Allí habíamos reservado una noche en el Taco Shack, un party hostel muy famoso de la isla, aunque nosotras no sabíamos lo de la party. Las camas eran cómodas, el servicio un poco pasota, la limpieza bien, pero en cuanto a la gente que nos tocó en la habitación… ¡Tuvimos mala suerte! Pero eso no lo puedes elegir y menos en una habitación de 12 camas.


Qué hacer en Koh Tao

Lo esencial en esta isla es saber ir en moto, pero no basta saber conducir en tu país, ¡Tienes que ser un experto en moto-cross! Vale, a lo mejor me he pasado un poco, pero de verdad que son carreteras bastante peligrosas y las motos que alquilas no es que estén nuevas. Es más, muchas veces te las dan rotas y, al volver, te hacen pagar los daños. Así que ojito.

En el caso de no saber conducir, o simplemente no querer poner en riesgo alguna de tus extremidades, podéis caminar, aunque es duro porque son todo cuestas y en Tailandia hace MUCHO calor.

En todo caso, eso es lo que hicimos nosotras y fuimos a Freedom Beach, playa que nos recomendaron y dijeron que era la más bonita de toda la isla, pero que tras 40 minutos de caminar cuesta arriba, cuesta abajo, pagar 50 bahts por la entrada peatonal y toda la calocha, llegamos a una playa llena de gente y nada impresionante. Así que decidimos seguir bordeando las rocas hasta llegar a una calita preciosa delante de unos bulgalows privados. Pasamos un poco de miedete para llegar, porque el camino era un poco de cabras, pero fue una bonita aventura.

Al salir de la playa, por otro camino más apto para personas, conocimos a un hombre que alquilaba kayaks a 600 bahts el día y nos comentó que podíamos ir de playa en playa pasando por Shark Bay, Sai Daeng y Aow Leuk Beach, así que quedamos con él para el día siguiente.

Después de todo el día visitando la zona de Chalok Bay y alrededores, volvimos al hostal y cenamos en uno de los restaurantes de la calle principal.

Al día siguiente nos levantamos emocionadísimas a las 8am para ir a dar una vuelta por la isla en kayak, pero el monzón se nos adelantó mientras íbamos hacia la playa y tuvimos que resguardarnos en un 7eleven, como no, los supermercados salvavidas por excelencia.

No paró de llover en todo el día, así que esa misma tarde buscamos un ferry para volver a la península e ir a Krabi, lugar donde en un principio no teníamos pensado parar pero que, al no ir ni a Koh Samui ni a Koh Phangan, fuimos y fue excepcional.

A pesar de la mala, o no tan exitosa experiencia que tuve en la isla de Koh Tao, os recomiendo ir e intentar bordear la isla con algún longtail de los que hay por ahí, porque tengo entendido que hay playas preciosas y vale la pena, al menos, hacer snorkel.

Ruta por el Sur de Tailandia

En el Sur de Tailandia encontraréis paisajes maravillosos, aguas turquesas, playas de arena tan blanca que hasta os hará daño mirar, mucha fauna marina y mucha, pero que mucha lluvia según como le pegue al monzón, también mucha fiesta guiri y relax.

lipe3

Me fui al Sur de Tailandia esperando ver las mejores playas del mundo, sin recordar que yo provengo de uno de los sitios más paradisíacos que conozco, así que me chafó un poco la idea que ya tenia preconcebida. ¡Aunque no deja de ser super bonito todo lo que hay!

Lugares que visitamos:


Koh Tao fue la primera isla tailandesa que pisamos, la primera zona de playa a la que íbamos desde hacía un mes. Estábamos muy emocionadas y nuestra idea era seguir y hacer las tres famosas islas del este de la península, Koh Tao, Koh Samui y Koh Phangan, aunque cometimos el error de no informarnos sobre la previsión meteorológica y nos encontramos con el Monzón de lleno.

Aquí te explico cómo llegar a Koh Tao y a sus islas vecinas, dónde nos alojamos, tips para sobrevivir en Koh Tao y lo que puedes hacer allí.


Ir a Railay fue bastante improvisado. Pero fue uno de los lugares más bonitos y mágicos en el que estuvimos.

En Tailandia existen dos provincias muy famosas en cuanto a turismo de playa se refiere. Por un lado tenemos Phuket, el destino de fiesta y playa por excelencia, y por el otro está Krabi, más relajado y familiar. Con esto no quiero decir que en Phuket SOLAMENTE haya fiesta y que en Krabi sólo te vayas a encontrar con familias y gente mayor.

_MG_8892

Railay Beach

Tampoco puedo hablar mucho sobre Phuket, porque lo evitamos a toda costa al enterarnos que sería un Magalluf 2.0, así que tiramos directamente a Krabi y nos quedamos en Railay, aunque hay otras áreas, como Tonsai, también muy bonitas.

Aquí os explico más sobre cómo llegar y qué hacer en Railay Beach.


Koh Phi Phi, las islas arrasadas por el Tsunami más famoso de Hollywood, un lugar al que no estábamos muy seguras de si ir, que al pisarlas nos decepcionaron mucho, pero que fueron enamorándonos poco a poco hasta convertirse en uno de mis lugares favoritos.

¡En esta entrada os cuento más sobre las Islas Phi Phi!


Koh Lipe, sin duda la isla más preciosa en la que estuvimos. Un trozo de tierra de 3km de largo, con sólo una calle peatonal y una playa de ensueño.

lipe4
¡Entra aquí para saber más sobre la pequeña isla!

Ruta por el Norte de Tailandia

El norte tailandés es maravilloso, y Tailandia un gran país para empezar tu aventura. En el norte del país encuentras muchísima hospitalidad, mucho cariño y bondad por parte de los locales, aunque no siempre sea auténtico… ¡Pero eso que te llevas!

La Ruta que os propongo empieza en el Norte para bajar luego al Sur porque es lo que yo hice en su momento, aunque podéis invertir el orden cuanto queráis.

Las ciudades a visitar son:


Bangkok, antiguamente llamada Krung Thep, “la ciudad de los ángeles”, y capital tailandesa, es una de las ciudades más pobladas del planeta, con el 95% de sus habitantes declarados budistas y donde contrastan los altos y modernos edificios con la clásica y humilde cultura de sus locales.

China Town Paz Mercadal

Barrio chino

Aquí encontraréis una guía de Bangkok. Os explico cómo llegar desde el aeropuerto, dónde dormir, comer y qué visitar en tres días.

 

 


Ayutthaya, Lopburi y Sukkhothai

Ayuttaya, la capital histórica del Reino de Siam. Patrimonio de la Humanidad y donde podemos encontrar uno de los centros arqueológicos más grandes del Sudeste Asiático.

Lopburi, la ciudad en las que habitan más monos que humanos.

Sukhothai, también capital del reino durante la época de la edad de oro en Tailandia tras la dominación Khmer. En Sukhothai también encontramos un espectacular parque histórico declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1991.

 

En el siguiente post; Ayuttaya, Lopburi y Sukhothai, os explico cómo llegar, dónde dormir, comer y qué visitar en estos tres lugares.


Chiang Mai, Chiang Rai y Pai

Chiang Mai, La capital del norte de Tailandia, el destino tailandés con más controversia, pero con una amplia gama de actividades turísticas, de aventura y unos paisajes naturales que sacan fuera de si a cualquier mortal.

Chiang Rai es una pequeña ciudad a unas 4 horas de Chiang Mai en bus. Es bastante menos turística que Chiang Mai y se pueden pasar perfectamente 2 o 3 días.

Pai, uno de los destinos más hermosos de los alrededores de Chiang Mai que destaca por el verde de sus montañas y su aire hippie y mochilero.

Y como no, también os tengo preparado un post más extenso donde podréis saber cómo llegar a estas ciudades y qué hacer en ellas.